viernes, 25 de noviembre de 2011

Capítulo catorce.


—Bueno, solo espero que no nos odien por el resto de sus vidas. —dije saliendo del restaurante en el que habíamos ido a cenar, cuando dejamos a Sam y a Danny en el armario de mi casa, hace casi tres horas.
—No lo dudo, Tom. Tal vez nos lo agradezcan. —dijo Melanie muy segura, mirándome.
—O tal vez, no haya pasado nada y ni siquiera se hayan dirigido la palabra. —agrego Dougie.
—Pues yo no sé, pero a mí se me hace que a Danny le gusta Sam. —dijo Mel mientras se encogía de hombros y pasaba su brazo por la espalda de Dougie, para que después este pasara el suyo sobre sus hombros.
—Y yo creo que a Sam le atrae Danny. —dije después del comentario de Mel. Me agradaba le idea de ellos dos juntos, pero quien sabe, eran tan raros ellos dos, si, era cierto que se parecían mucho, pero a la vez eran tan diferentes y ninguno se dejaba de los demás, así que, esto podría resultar bien, o mal.
—Como sea, al menos les hubiéramos llevado comida. —dijo Karen cuando nos subíamos al auto.
—Creo que olvidamos ese pequeño detalle. —dijo Harry.
—No importa, en mi casa hoy comida, que se hagan emparedados. —todos rieron.

(…)

Llegamos a casa y estaba en completo silencio. Mire a los demás y todos encogieron sus hombros. Tal vez, habían logrado escapar, pero lo dude, ya que el auto de Danny seguía fuera.

Camine hacia el armario, con todos detrás de mí.
—Shhh—dije, mientras buscaba la llave dentro de mi bolsillo. Ya que la encontré la metí en la cerradura y les hice saber que a la cuenta de 3, todos gritáramos sorpresa. —3… 2… SORPRE…  —ni siquiera terminamos de gritar, ya que la imagen que teníamos frente a nosotros, nos había sorprendido un poco.
Un Danny recostado sobre las piernas de Sam, ambos estaban dormidos. Danny sujetaba una de sus manos y ella con su mano libre, sobre el cabello de él.
— ¿Qué hacemos ahora? —dijo Harry divertido en un susurro. Mientras Mel y Karen emitían un “aww”
— ¿Los despertamos? —dije mirándolos.
—Obvio, no los podemos dejar ahí dormidos para siempre. —dijo con obviedad Dougie.
—Bueno, todos vayamos a la cocina, que Tom se encargue de despertarlos.
—Si, que él se lleve los primeros gritos de enojo. —dijo Dougie.
—No creo que griten, como les dije, nos lo van a agradecer.

Los chicos y las chicas se fueron, dejándome solo. Me puse de cuclillas y comencé a tocar ligeramente el hombro de Danny.
—Danny…—decía en voz bajita. El abrió los ojos poco a poco, un poco incomodo por la luz.
— ¿Qué hora es? —dijo incorporándose con cuidado de no despertar a Sam.
—Bueno, son las 12:30. — Dije un poco apenado. —Lo siento, pero Melanie logro convencerme de hacer esto.
—No estoy molesto… —dijo mirando a Sam.
— ¿Ah no? ¿Qué fue lo que hicieron dentro? —pregunte sorprendido.
—No, no lo estoy. Y no hicimos nada, solo charlamos. Y bueno, no me odia. —sonrió. Nunca lo había visto sonreír así.
—Me alegro… —mire a Sam. — ¿La despiertas tu o lo hago yo?
—Yo lo hago. —dijo mirándome, para después mirarla de nuevo, con cierta ternura. Yo sonreí y me puse de pie.

Camine hacia la cocina, y ahí estaban todos.
—Chicos, todo ha salido a la perfección.

|Sam|

Unos ligeros movimientos en mi hombro, hicieron que abriera poco a poco los ojos.
—Sam…—Gire mi cabeza y logre ver a Danny ahí. No pude evitar sonreír.
— ¿Ya decidieron dejarnos libres? —dije tallándome los ojos, mientras él me ayudaba a poner de pie.
—Si, acaban de regresar. ¿Puedes creer que estuvimos poco más de 3 horas aquí dentro? —dijo cerrando la puerta detrás de mí.
—Wow, se me hizo más tiempo.
—Oye… tengo hambre. ¿Quieres ir a cenar algo? —me sonrió.
—Me gusta la idea.
Caminamos hacia la cocina, de donde provenían voces y risitas, en cuanto entramos todos nos miraron en silencio.
Mire a Melanie fijamente y ella hizo como que se escondía detrás de Dougie.
—Después hablaremos. —le hice saber.
—Ya nos vamos. —dijo Danny. Todos se miraron entre ellos y comenzaron a reír quedito. —Iremos a cenar, en vista de que ni eso pudieron traernos. —dijo serio. Todos guardaron silencio.
—Yo les dije que les trajéramos algo de cenar, pero no me hicieron caso. —intento excusarse Karen.
—No te preocupes, Karen. Esto es cosa de Tom, Melanie y Dougie. —dije ahora yo.
— ¡Hey! Yo no quería, pero me tenían amenazado. —dijo Dougie. Yo reí.
—Como sea. En serio tengo hambre ¿nos vamos? —me dijo Danny. Yo le sonreí y asentí.


(…)

Nos encontrábamos en el auto buscando donde cenar, ya era tarde y la mayoría de los restaurantes estaban cerrados.
—Vayamos por una hamburguesa.
— ¿Estás segura?
—Si, o ¿tú no quieres?
—No, si quiero. —sonrió. — pero, generalmente las chicas no piden eso. —me miro.
—Ya está en verde. —señale, para que regresara su vista al frente y pusiera en marcha el auto. — Bueno, creo que soy muy diferente a todas.
—Lo eres. —me miro y sonrió fugazmente de nuevo, para regresar su vista al frente.

Esta había sido una noche llena de sonrisas y miradas. Era inevitable, todo lo que decía Danny me hacia sonreír y sonrojar.
Durante la cena, el no dejo de jugar con las patatas, y la cátsup. Era como un niño pequeño, y me la pasaba muy bien con él.
Lamentaba no haberlo conocido bien desde la primera vez que lo vi, pero me había dejado llevar por la apariencia, no es bueno juzgar un libro por su portada.
Me quede mirándolo.
— ¿Me he manchado de salsa? —dijo con los ojos bien abiertos, haciendo que saliera de mi trance.
—No lo siento. Estaba pensando… —le dije mientras le daba un sorbo a mi bebida.
— ¿Y qué pensabas? —dijo recargando sus codos sobre la mesa.
—Nada en específico, solo pensando. —sonreí.
— ¿Quieres que ya nos vayamos? —dijo mirando su reloj. —Ya van a ser las 2 de la mañana.
— ¿Qué? ¿En serio? —mire mi celular. —Si, por favor.
Nos pusimos de pie y Danny no dejo que llevara yo mi charola hacia el cesto de basura.

(…)

Llegamos a mi casa y Danny se bajo a acompañarme hacia la entrada.
—Oye, —lo mire. A pesar de que la tarde había estado soleada, la noche era fría. Danny, escondía sus manos del frio en los bolsillos de sus pantalones y yo intentaba cubrirme, abrazándome a mí misma. —Me encantaría invitarte a entrar, pero no vivo sola y digamos que… —suspire. —La persona con quien vivo no es muy agradable. —hice una mueca.
—No te preocupes. —me sonrió.
—Gracias por la cena y… me la pase bien dentro en el armario. —sonreí.
—Yo igual, Sam. Eres una chica muy agradable.
—Lo mismo digo.
—Gracias. Bueno… —dijo dubitativo. —Ya me voy, para que entres. Esta haciendo un poco de frio.
Los dos nos acercamos para despedirnos, yo me puse un poco de puntillas para darle un beso en la mejilla, el se movió un poco y logre dárselo en la esquina de sus labios. Me separe rápidamente y él me miro de la misma manera en la que yo lo había mirado, una mezcla de nervios, pena y sorpresa.
—Creo que voy a entrar… —dije señalando la puerta. Aun estaba demasiado cerca de él.
—Bien… oye Sam, podrías… ¿podrías darme tu número de celular y correo electrónico? — me pidió… ¿nervioso? ¿Danny estaba nervioso? Sonreí.
—Si claro. —el saco su iPhone y comenzó a anotar mi numero y correo electrónico.
—Listo. —me sonrió.
—De acuerdo.  Nos vemos luego.

Yo entre, y mientras subía las escaleras para dirigirme hacia donde vivía, logre ver a Danny, aun de pie en la entrada.
Para cuando me vio desaparecer, camino hacia su auto y arranco.

Entre sin hacer ruido, a pesar de que sabía que Ken no estaba. Fui a la cocina por un vaso con agua, y después entre a mi habitación.

Camine hacia el armario, saque mi pijama y camine hacia el baño. Después de haberme lavado los dientes y la cara y haberme cepillado el cabello, me tumbe en la cama, con una gran sonrisa, realmente grande, mas grande que la que había tenido cuando Tom y yo nos habíamos besado. ¿Qué había pasado?

Mi celular comenzó a sonar, era un número desconocido.
— ¿Diga?
— ¿Sam?
— ¿Danny? —sonreí de nuevo.
—Si, lo siento. Quería llamar para asegurarme de que era el tuyo.
— ¿Creías que te lo había dado mal? —dije recostándome de nuevo.
—No. —dijo después de unos minutos. —La verdad era para escuchar tu voz de nuevo. —yo reí. — ¿Qué dije?
—Eso le has de decir a todas, pero conmigo no funciona.
—Bueno, lo intentare de nuevo… algún día. —logre percibir una sonrisa del otro lado del auricular.
—Di que lo hiciste para que guardara tu teléfono, porque no te lo había pedido.
—No lo había pensado así, pero si. Ahora debes guardarlo.
—Tenlo por seguro que lo hare. —sonreí.
—Bien… no quiero dejarte, pero… debo hacerlo, así que duerme bien.
—Igual tu. Descansa.
—No creo poder hacerlo. —dijo serio.
— ¿Por qué no?
—No podre dejar de pensar en tu sonrisa y en tus grandes ojos verdes.
—Danny… —dije, mis mejillas estaban totalmente rojas.
—Sam, no estoy jugando. Es la verdad. —parecía que Danny seguía sonriendo.
—Ve a dormir. Descansa.
Termine la llamada, guarde el número de Danny y me coloque un cojín sobre el rostro. Me sentía ¿feliz? ¿Emocionada? ¿Con ganas de gritar y brincar por toda la habitación? Si, si y si.









 ------------------------------------------------------------------------------------------------------
Chicas, lamento por haber tardado en subir, pero bueno acá esta el capitulo y espero les guste. como ya saben subo mínimo 2 veces por semana, pero en cada cap que suba quiero mínimo 10 likes y algunos comentarios, si no no subiré el siguiente de la semana.
ya saben 10 likes y subo el lunes :)

¡buen fin de semana!


8 comentarios:

  1. Ya va 1/10 :D

    Owwww que capítulo tan más bonitoooooo!!! Ya quiero seguir leyendo la historia, asi que seguiré con mi campaña! ;)

    Tq. Yanan <3

    ResponderEliminar
  2. Voldy (&#39;} (&#39;) (&#39;}25 de noviembre de 2011, 18:00

    HdksjsjsjsjBdjshxjwndnajd FANGIRLIANDO!!!
    Awww cosoooo él<3 :3 Amé el capitulo, Yanan & ahora no tengo nada gracioso que decir :| y tampoco escuche música (la voz ronca seductora de Danny) mientras leía :|
    No puedo darle like desde el iPod! :( Así que ya llevas 2/10 :P Le soy like cuando use la PC, pero acuerdame, porque luego se me olvida!
    I <3 you, Queen.

    ResponderEliminar
  3. por dios ame la novela la lee hace rato desde el principio me encanto :) espero que las sigas awww ame en lo ultimo a danny tan tierno por dios no puede ser mas lindo *.* espero que la sigas. por cierto soy la chica de tumblr que te pregunto de quien era XD JAJA

    ResponderEliminar
  4. Dios mio... ¡en serio me ha encantado! Me gusta cuando Sam se ruboriza por las cosas que le dice Danny. ¡Es que es tan mono...! (admito que yo también me ruborizaría xd)En serio, síguela porque me encanta. Y pásate también por mi blog, que está un poco soso ;)

    ResponderEliminar
  5. Me gusto mucho el capitulo, sigue escribiendo así! :)

    ResponderEliminar
  6. Aaaaaaaaaaaaaaaw me mori de ternura *-*

    ResponderEliminar
  7. Me encantaa tu novela...
    Esta divina, la amooo ♥

    ResponderEliminar