lunes, 23 de enero de 2012

Capítulo veintisiete.




Baje del taxi y camine hacia la puerta de casa de Emma. En la mañana había hablado con ella, y después de que me explicara el porqué no había ido con las chicas y los chicos a casa de Danny, me dijo que si quería ir a comer a su casa, así que, heme aquí. Iba ser la primera vez que conocería a los papas de mi nueva amiga. 

Toque el timbre, con cuidado de no tirar el pastel que había comprado cuando venía en camino, no me gustaba llegar con las manos vacías. 
 Una señora de cabellos rizados y rojizos –como los de Emma- me abrió la puerta con una gran sonrisa, que dejaba ver sus bien cuidados dientes. Le sonreí.
—Tú debes ser, Samantha. —yo asentí, aun con la sonrisa en mis labios. — Soy, Lisa, mamá de Emma.
—Mucho gusto, señora.
—Oh, pasa, pasa —dijo haciéndome una seña con sus manos.
 
—Traje un pequeño postre, espero les guste el pastel de zanahoria.
—Samantha, no te hubieras preocupado. —Sonrió— Dame eso, lo llevare a la cocina, Emma aun está en su habitación, sube con ella, falta poco para que este la comida. —yo asentí. —Es la habitación que está a la derecha, subiendo las escaleras. Siéntete como en casa.
—Gracias.
Se sentía el calor de hogar, era una casa muy bonita, rustica, cálida, me gustaba. Subí las escaleras y me dirigí hacia la habitación de Emma. Toque delicadamente la puerta con los nudillos de mis dedos, ya que estaba cerrada. La voz de Emma, se hizo escuchar dentro, con un ligero grito.
— ¡Pasa!
Abrí la puerta y camine hacia Emma, que estaba sentada en su cama, con la computadora portátil sobre sus piernas. Me senté a su lado.
—Tu mamá es muy adorable. —dije.
—Gracias, es mi mejor amiga. —me sonrío.
—Oye, hable con Melanie y Karen, les caíste bien. —le pegue levemente en el brazo. —Y a los chicos también.
 
— ¿En serio?
 
—Si, de hecho, ellas me dijeron que si querías ir a tomar un café en la tarde.
—Claro, vamos. A mí también me cayeron muy bien, son muy adorables todos. Y me hicieron reír mucho ayer… —guardo silencio y despego su vista de la pantalla y me miro. —Por cierto, ¿ayer te fuiste con Danny? —elevo ambas cejas.
—Si. —respondí secamente.
—Nada mas, ¿si?... ¿Qué paso? ¡Platícame!
—Tendrás que esperar a que estemos las cuatro juntas, para poder hablarlo. La verdad me da pereza contarlo dos veces. —dije encogiéndome de hombros.
Su mamá nos llamo, ya que la mesa estaba servida. Bajamos riendo. Nos sentamos en la mesa, y me percate de que su papá ya estaba sentado ahí. Salude educadamente y él me sonrío. 
Era un señor algo serio, tenía el cabello perfectamente cortado y peinado. Camisa blanca, adornada con una corbata tinta a rayas. La familia de Emma, era como sacada de una película americana, todos perfectamente arreglados, al igual que la casa, todo era tan perfecto. Se veía amor, complicidad, cariño y amistad en ellos tres.
De pronto, sentí un gran, gran vacío en mi corazón, el cual intente reprimir mordiendo mi labio y jugando con el plato de sopa que tenia frente a mí.
Extrañaba demasiado los días en los que llegaba del instituto y mi padre ya estaba sentado a la mesa, con el gran periódico de la mañana, en sus manos. Yo corría hasta él y él me ponía en sus piernas y me abrazaba, después llegaba mamá y besaba mi coronilla y me mandaba a lavar las manos.
O los sábados en la noche, cuando me quedaba despierta, esperando que papá llegara de la oficina. Siempre era la misma rutina, me sentaba cerca de la ventana, para que cuando el auto de papá se aparcara afuera y entrara a la casa, me colgaba de sus hombros, en manera de bienvenida, era como una lucha, aunque siempre terminaba perdiendo, ya que el comenzaba a hacerme cosquillas, y las cosquillas eran lo “peor” para mí.
O también cuando mamá, intentaba peinarme para ir al instituto y yo me quejaba de sus jalones y de las plastas de gel para peinar que me ponía. Siempre que llegaba al instituto, iba directo al sanitario y me mojaba el cabello, odiaba estar peinada así. Y cuando llegaba a casa, me decía: “Sam, parece que un camión lleno de lodo paso por encima de ti, ¿Dónde están las trenzas? ¡Traes el pantalón roto de nuevo!” como niña, era un desastre. 
“Déjala, Ángela. Es una niña a la que le gusta jugar en la tierra”
 agregaba papá, mientras me despeinaba, mas.
 “Louis, es una niña. No puede andar vestida así, debe comportarse como la princesa que es.”
 respondía mi madre, mientras intentaba peinar mi cabello suelto
“No soy una princesa… soy un pirata” contestaba intentando hacer mi voz más grave. 
“Mas bien, eres un chimpancé, cariño”
 concluía mi madre, mientras besaba mi mejilla. Los tres empezábamos a reír y después me mandaban a lavarme.

Tal vez mi familia no era perfecta, pero era muy unida, diferente a todas y nunca teníamos problemas, mis papás se seguían amando como unos adolescentes, hasta aquel día que la vida decidió separarlos. Incluso, aun después de muerto mi padre, mamá me seguía confiando que lo extrañaba y que nunca lo iba a olvidar y dejar de querer, ya que había sido su primer y verdadero amor. Si, aun estando con Ken, mamá seguía amando a su querido Louis.
«Los extraño, Sam.» dijo mi voz interior con la voz quebrada.
«Yo, también… mucho»
— ¿Quieres un pedazo de pastel, Sam? —pregunto la mamá de Emma, haciendo que regresara de mis recuerdos.
¿Cuánto tiempo me había perdido?
 
—Si, por favor. —dije fingiendo una sonrisa.

***


Bajamos del taxi y nos dirigimos hacia la entrada de la cafetería en donde nos habíamos quedado de ver con Mel y Karen. Entramos y caminamos hacia la mesa para cuatro personas, que ya estaba ocupada por ellas.
—Perdonen el retraso, no pasaba ningún taxi. —dije saludándolas de beso.
 
Nos sentamos y pedimos nuestras bebidas. Comenzamos a platicar de cosas sin importancia, y de vez en cuando de cosas relevantes. Emma les platico un poco de su vida, Karen y Melanie hicieron lo mismo con ellas. Yo estaba un poco distante, estaba pensando, de hecho, mucho. El haber estado en casa de Emma, y ver a su familia tan unida, me había removido muchas cosas dentro.
Las horas pasaron y el sol se fue ocultando, dándole paso a una gran luna llena.
— ¿Qué les parece si hacemos una noche de chicas en mi casa? —dijo Melanie, cuando salíamos de la cafetería.
—Por mí no hay problema. —dijo Karen.
—Sería divertido, yo me apunto. Les avisare a mis papás. — agrego Emma, mientras sacaba el móvil de su bolsa.
— ¿Tu, Sam… vienes? —yo asentí. —Perfecto, entonces lleguemos al supermercado, compremos algo de beber, unas botanas y vayamos a casa. —dijo Mel, mientras comenzaba a caminar. — ¡Casi lo olvidaba! —se paró en seco, y nos miro a todas, deteniendo su mirada sobre mí. —Sam, debes platicarnos que fue lo que paso ayer en la feria, y después en casa de Danny. —dijo apuntándome y sonriendo como si se tratara de una importante suceso.
— ¡Cierto!
— ¿Cómo pudimos olvidarlo? —dijo Emma, quien golpeo su frente con la palma de su mano.
—No es la gran cosa. —dije. —Aun así, tenemos toda la noche. —les dedique una media sonrisa.

(…)

Compramos unas cuantas botellas de vino, papas fritas y refrescos. Melanie nos presto algunos pantalones de pijama, junto con sus camisas para dormir. Colocamos muchos almohadones y cojines en el piso de la habitación de Mel, bajamos un poco la intensidad de la luz, y junto con cuatro copas de cristal, nos sentamos en círculo.
Tenia mucho tiempo en el que no estaba en una “fiesta en pijamas” si, las cuatro pasábamos de los 20s, pero nunca se dejaba de ser niña ¿cierto?

La noche comenzó con una ronda de “confesiones”, idea de Karen.
—Bien, la primera pregunta es para... Melanie. —Emma y yo, nos acercamos a Karen y comenzamos a darle ideas de preguntas que podía hacerle a Mel. Después de unos segundos, regresamos a nuestro lugar y Karen soltó la pregunta. — ¿Cómo es que terminaste enamorada de Dougie, si tu chico ideal, era lo contrario a lo que es él, caballero, elegante, alto, de buen parecer…?
—Hmmm…—Mel comenzó a meditar su respuesta. —No lo sé, simplemente paso. Dougie es un chico diferente a los demás, ustedes lo conocen, puede parecer totalmente despreocupado, raro, anormal, lo que quieran, pero en realidad es la persona más adorable, cariñosa, romántica que he conocido. No se compara en nada a los chicos en traje sastre, con los cuales salía antes. —Emma y Karen, hicieron al unísono un “aww” yo solo mire con una sonrisa a mi enamorada amiga.
—Es el turno de Emma. —prosiguió Karen. — ¿Qué nos puedes decir de las miraditas tímidas, que Tom y tu compartían ayer? —mire rápidamente sorprendida a Emma, quien, reía tímidamente.
—No sé, Tom es un chico muy, muy lindo. —se encogió de hombros. —Además de guapo. —Mel golpeo el hombro de Emma, mientras que Karen gritaba un “Uy” yo solo reía negando, mis amigas estaban locas.
—Turno de Karen. —dije dándole un sorbo a mi copa de vino.
 
— ¿Te casarías con Harry? —pregunto Emma.
— ¿Ya te acostaste con él? —cuestiono al mismo tiempo Mel. Yo escupí el vino, por la risa, mientras Karen se sonrojaba.
—Respondería a la primera pregunta, con un gran “si” sin dudarlo. —dijo con un brillo en los ojos. —Y a la segunda, —miro a Mel, mientras elevaba una ceja. — ¿Por qué no me habría ya acostado con él? ¿No has visto el hombre que tengo? —todas soltamos una gran y sonora carcajada, mientras aplaudíamos como retrasadas.
—Le toca a Sam. —dijo Karen, con dificultad por haber reído tanto. Yo me puse seria de repente, mientras los ojos de Melanie y Emma estaban puestos en mí.
 
—Bien…—comenzó a hablar Mel, mientras ponía una mano debajo de su barbilla. —No te preguntare si te gusta Danny, porque ya lo sabemos. —yo abrí la boca intentando negar lo que decía mi amiga, pero Karen y Emma me miraban con obviedad.
 
— ¿Cómo supieron? —pregunte.
—Se te nota. —coincidieron Emma y Karen. Mordí mi labio avergonzada.
—Bueno, ¿Cuál es la pregunta entonces?
— ¿Ya se besaron? —grito Karen, yo la mire sorprendida y esta me guiño un ojo. Sentí que un rubor rojo comenzaba a aparecer en mis mejillas.
 
—Eh…—pensé en mi respuesta. —Si —solté —… ayer.
 
Las tres abrieron la boca y me miraron con los ojos como platos.
— ¿Cómo?
— ¿Por qué?
—Dinos, t-o-d-o.
 
En un abrir y cerrar de ojos, las tres ya estaban prácticamente pegadas a mí, esperando que les dijera como había sucedido. De pronto, comencé a sentirme torpe, odiaba que la atención estuviera sobre mí, y más por un beso.
—Solo es un beso, chicas.
 
—Pero estamos hablando de Danny, Sam. Deja de ser tan “no importa nada” y comienza a hablar. —dijo Mel, mirándome fijamente.
Bien, en estos momentos tenía unas ganas inmensas de ahorcarla con mis propias manos… ¿Cómo contar un… unos besos que simplemente pasaron? No hubo sentimientos de por medio… al menos no de él, por eso le quería restar importancia, pero al parecer mis locas amigas, lo veían como la noticia del año.



___________________________________________________________________________
Creo que este capitulo si quedo largo, je... espero les guste y no les aburra e_e y perdón por solo subirles una vez a la semana, pero dhgjdhgjdfhgjs no he tenido la inspiración de escribir y no quiero quedarme sin capítulos escritos (tengo varios adelantados) así que, espero me comprendan.

Espero sus comentarios y likes (10+) y por cierto, si quieren que les avise, díganme su user de twitter :)

¡las quiero y bienvenidas las nuevas lectoras!
yanan.



10 comentarios:

  1. Me encanto, fue un poco mas de amigos y familias que de amor pero no importa, me gusto y muero por leer el que sigue :)

    ResponderEliminar
  2. Que? Que!? Que!!??
    ahhh!! No puede ser que Sam piense eso!
    Bueno yo. Tambien lo pensaria porq ese hombre es un poquitin bipolar xD
    Ahhhhh!!! Tendre q sufrir toda una semana T.T
    Dile a Danny q te visite cada noche para q vuelva la inspiracion!!!
    Hahahaha! :) Y volvera a aparecer Joseph!? Digo! Adam Miller! xD
    Se pelearan por Sam!! Ohhh una pelea de sexys Danny vs Adam
    :D hahaha bueno ya! xD haha

    ResponderEliminar
  3. Awwwwwww!!! Que amor era la familia de Sam *-* Era todo lo contrario a la mia osjosdj xDD
    Ouhhh!! 88 Como la Sam piensa que Danny no siente nada por ella si se comporta como baboso con ella si estuviera en la novela le gritari NO SEAS TONTA A DANNY LE GUSTAS!!!!! Pero no puedo ¬¬' osjdosjd xDD
    Publica pronto no te pierdas sii?? Cuidate, Bye c:

    ResponderEliminar
  4. OMG! me imagine TODA la escena, xq yo hago lo mismo, sacando el vino xq no me gusta e.e JAJAJA me encanto el cap, Y POR DIOS SAAAM! UN SIMPLE BESO? ESTABA QUE QUERIA MAS DSP U.U JAJAJA bueno me encanto, besos y cuidate ♥

    ResponderEliminar
  5. “No soy una princesa… soy un pirata” - Me estas describiendo, Yanan? Porque sabes bien que yo hubiera dicho eso :P
    “Mas bien, eres un chimpancé, cariño” - TROLOLOLOLOLOLOLOLOL
    "... aplaudíamos como retrasadas." - Te juro que estoy llorando de la risa! Me las imaginé aplaudiendo como focas retrasadas e__e
    uhdujhajsdaskkdsajdka FANGIRLING! *-* Okya
    Lo amé y me dió mucha risa♥
    Love you, Queen♥

    ResponderEliminar
  6. Hola! Ayer encontre tu nove y me re enganché. Escribis muuuy lindo.
    Me encantó el capitulo :D

    ResponderEliminar
  7. Agregale a mis rísas porque me encantaron algunas frases, y en si todo el capítulo, más risas al ver el comentario de Johanna xD

    Waaaa quiero mis 2 capítulos a la semana
    *Mandándole telepáticamente inspiración a Yanan*

    Te quiero. Y espero y no te olvides de notificarme esta vez ;) jejeje Xx

    ResponderEliminar
  8. Me encanta enserio me gusta mucho como escribes por si te interesa yo hace un tiempo empezea escrivir un fic sobre Dougie:) te dejo el link por si te apetece pasarte http://fallinginlovemcfly.tumblr.com/
    PD: amo mucho como escribes y lo tierno que es Tom y Danny jajjajjajja simplemente los amo y a tu fic

    ResponderEliminar
  9. hola yanan!!!!
    por fis seguila me muero por saber...
    aww por fis que paso con danny
    awwww
    amo tu nove
    me encanta

    ResponderEliminar
  10. Hace poco descubri esta novela y solo puedo decir que desde el primer momento me enganche. Escribes genial , me encanta enserio *__* un beso♥

    pd;con ganas del sigiente ♥

    ResponderEliminar